Estrategias para ganar de forma definitiva al poker
Inicio Motivación para jugar Técnica check raise Doble barril

Motivación para jugar

A todos nos ha pasado: existen días en que nos vemos con claridad ninguna de las acciones que tomamos sobre la mesa de poker. No nos sentimos seguros de nosotros mismos, y a la larga esto supone abandonar muchos proyectos de mano inacabados y ser arrinconados por el resto de jugadores de la mesa. No debemos preocuparnos más de la cuenta, a todo el mundo puede ocurrirle. Lo importante es saber cuándo retirarse y buscar el momento adecuado para jugar al poker con los pies en la tierra.

Si nos fijamos en los grandes jugadores de poker, observamos que una característica básica se puede extraer de todos ellos: cuentan con una confianza extrema en sí mismos y la concentración necesaria para jugar durante larguísimas horas sin dirigir la vista ni un momento a otro lugar que no sea la mesa de poker. Existen ciertas características psicológicas que atraen a los jugadores de poker hacia el éxito, y una de ellas es el deseo constante de demostrarse a sí mismos y a los demás que son los mejores en aquello que realizan. Aunque en un principio pueda parecer lo contrario, el jugador de poker no sólo siente un gran chute de adrenalina cada vez que triunfa en una situación arriesgada, sino que es capaz de tomarla con total seguridad y confianza en que triunfará.

Podremos tener un control extremo de las condiciones probabilísticas del juego, pero es difícil tomar decisiones en la mesa cuando no confiamos en nosotros mismos. Siempre que entremos en una partida de poker, es necesario concienciarnos de que vamos a tener total control de lo que vamos a realizar en la mesa. Cuantos menos estímulos del exterior tengamos, mejor. Existen muchos jugadores de poker online que se meten en partidas a la vez que ven la televisión, leen una revista o incluso mientras trabajan. No es una buena idea. Por mucho que recibamos una mano cada varios minutos, estaremos perdiéndonos gran cantidad de detalles de la partida que serán decisivos para llegar a las últimas rondas de nuestros torneos, o aumentar nuestro bankroll en partidas de cash. Necesitamos averiguar el estilo de juego de nuestros adversarios y adivinar con qué tipo de cartas cuentan en base a sus decisiones.

Una vez establecida la necesidad de prestar atención total al juego, conviene establecer también una mentalidad concreta con la que entrar en nuestras partidas de poker. Antes de una partida, conviene concienciarse de que vamos a tomar todos y cada uno de los movimientos que realicemos con total seguridad. Hay que saber que no existirá la posibilidad de arrepentirnos de nuestra estrategia en medio de una jugada, y que no conviene ir a manos improductivas por pura impaciencia.

Un jugador exitoso cuenta con una mentalidad dominante y ganadora, incluso cuando pierde. Un jugador exitoso tampoco se va de la mesa en cuanto saca cierto beneficio a su inversión, ni se conforma con el segundo puesto en un torneo. Debemos poner toda nuestra memoria en juego para recordar las situaciones del pasado que nos hayan podido meter en problemas. Estar correctamente motivado es, en definitiva, una parte esencial del poker que a veces se olvida frente a la estrategia o el cálculo matemático. Todas estas disciplinas forman un cuerpo completo que supondrá la receta del éxito.