Estrategias para ganar de forma definitiva al poker
Inicio Motivación para jugar Técnica check raise Doble barril

Técnica check raise

Es posible que ya conozcamos la importancia de jugar con un rango de manos corto en el poker, reducido a aquellas cartas iniciales que sean verdaderamente buenas. Lo que no es tan probable es el conocimiento de técnicas para extraer el mayor bote posible de nuestros rivales, tanto cuando estamos faroleando como cuando no. Una de esas técnicas es el conocido como check raise.

Esta técnica se aplica en la mayoría de las veces como farol, aunque es posible usarla con buenas cartas cuando no estamos seguros de la posibilidad de que nos superen dentro de la mesa. Consiste, básicamente, en pasar primero, esperar a que nuestro rival suba la apuesta y más tarde resubir para así llevar al rival a la desesperación, con el objetivo de que finalmente se retire. No utilizaremos está técnica sólo con el objetivo de aumentar nuestro stack a costa de nuestros ocasionales faroles, sino también para variar nuestra estrategia de juego y hacer que el resto de jugadores de la mesa no se confíen a la hora de intentar conocer nuestra táctica.

Es ideal aplicar este tipo de técnica cuando tenemos buenas cartas, ya que nos cubriremos ante la posibilidad de que nuestro rival finalmente vaya a la apuesta. La idea en estos casos puede ser introducir de forma profunda a nuestro rival en la apuesta haciendo check al principio, para así esperar a que suba la apuesta. En cada mano de poker, siempre hay un jugador que tiende a dominar la subida de las apuestas y arrastrar al resto de jugadores, y en la mayoría de casos puede convenirnos ser este jugador. El check raise consiste, básicamente, en intercambiar esos papeles durante la propia mano.

En muchos casos, el jugador rival se creerá en control total de la apuesta. Una vez subamos su apuesta en vez de simplemente ir al bote, se sentirá contrariado y es posible que el tilt o mal control emocional haga mella en su concentración. La necesidad de demostrar a los demás que es agresivo y firme en sus acciones le hará ir a nuestra apuesta, y entonces contaremos con dos opciones. En el caso de contar con buenas cartas, podemos resubir la apuesta de forma moderada para ir al river. En el caso de contar con malas cartas, podemos resubir de forma aún más agresiva para motivar su retirada. En cualquier caso, no se tratan de situaciones exentas de riesgo y deben realizarse con mucho cuidado.