Estrategias para ganar de forma definitiva al poker
Inicio Motivación para jugar Técnica check raise Doble barril

El poker es un juego en el que pueden dares miles de situaciones, y algunas de ellas pueden parecernos inverosímiles, por mucho que desarrollemos nuestro juego en una casa de confianza como Bet365, PokerStars o Bwin. Cuando somos principiantes, existe un patrón de comportamiento en la mayoría de los jugadores que, si no es corregido, puede inducir a un entendimiento erróneo del objetivo del juego y de los pasos necesarios para hacerse con la victoria. Uno de los fenómenos más comunes es vernos constantemente como el stack más corto en nuestras partidas en el casino online.

Los jugadores con el stack más corto de cada partida suelen ser llamados el underdog, un término que también suele ser usado en ciertos deportes cuando, por ejemplo, un equipo muy inferior se enfrenta a otro de nivel mucho más alto. Es normal que al principio seamos el underdog por nuestras propias acciones y errores, pero en ciertas partidas lo seremos porque la suerte simplemente no estará con nosotros y recibiremos malas cartas continuamente que se irán llevando nuestros ingresos poco a poco en forma de ciegas y antes. Por eso, los jugadores expertos cuentan con ciertos mecanismos para asegurarse un flujo constante de fichas que pueda recuperar esas pérdidas recurrentes.

Imaginemos que ya no somos ese jugador novato que juega de forma alocada, dejando todas sus decisiones al azar y yendo a manos improductivas constantemente. Ahora sabremos elegir qué manos jugar de forma muy selectiva, y sí somos jugadores conservadores, probablemente vayamos a tan sólo un veinte o veinticinco por ciento de nuestras manos. Nos encontraremos con situaciones dónde la suerte no nos regala cartas iniciales de calidad, y correremos el riesgo de caer en la desesperación e ir a malas manos que tan sólo nos harán perder más dinero en el largo plazo. No debes preocuparte, es una situación que ocurre constantemente a todo tipo de jugadores, y que popularmente se llama estar card dead.



Durante estas situaciones siempre tenderemos a perder dinero por las ciegas o antes, o quizás por nuestra retirada en ciertos flop. Otras veces no pararán de subirnos en nuestras buenas cartas, o la mesa se retirará antes de que siquiera podamos llegar a jugarlas. Este cúmulo de situaciones resulta increíblemente desesperante, pero es común. No debemos pensar que por ello somos malos jugadores de poker, ya que son situaciones que no dependen de nosotros. Cómo salgamos de ellas, o como afrontemos nuestras partidas con mejores condiciones, determinarán nuestra habilidad en el juego. Si quieres profundizar en todos los aspectos referentes a los juegos de casino online, te recomendamos que accedas a la web, donde podrás informarte de todos los aspectos del mundo del juego.

Ser un jugador tight o conservador, aunque no pueda parecerlo en estos casos, puede ser una gran ventaja. Si estamos card dead, lo ideal es esparcir diversos faroles a lo largo de las diferentes manos para robar las ciegas y asustar al resto de jugadores con nuestra agresividad, de la misma manera que si tuviéramos una gran mano. Esta es un arma de doble filo, y debe jugarse de forma ocasional y con mucho cuidado. Robar las ciegas consiste en, básicamente, apostar de forma muy agresiva pre-flop para asustar al resto de jugadores y provocar la retirada, especialmente cuando estamos en una posición posterior (justo por detrás de las ciegas, o un puesto antes). Es una forma de asegurarnos la recuperación de los ingresos que perdemos cuando las cartas no nos son favorables, pero hay que reconocer que se trata de una jugada con cierto riesgo. Lo ideal es no realizar este farol más de un 25-30% de las veces, o correremos el riesgo de ser descubiertos y salir de la partida antes de la cuenta.

Como ya habrás adivinado, no es bueno hacer este tipo de apuestas cuando contamos con un stack demasiado corto. Si contamos con 500 fichas y nuestro rival tiene 2.800, es más que probable que ir all-in en el pre-flop sea considerado por nuestro rival como un riesgo menor, y si nos hace check, es más que probable que nos hayamos metido en una situación difícil. Por lo tanto, no debemos esperar a ser el underdog para aplicar este método. Un jugador tight-agresivo lo es durante toda la partida, aunque las cartas a veces no sean tan favorables.

Antes de continuar, es conveniente aclarar que la mejor forma de cubrirse antes los riesgos de nuestras primeras partidas es acogiéndonos a las ofertas de la casa en la que jugamos. En Bet365, por ejemplo, podremos acogernos a una promoción de Bet365 para no gastar nuestro bankroll debido a los fallos típicos de jugador principiante. En ocasiones se nos ofrecerá dinero gratuito para comenzar a jugar, mientras que en otras podremos acogernos a un jugoso bono de bienvenida que aumentará nuestros ingresos hasta dos veces para así aumentar nuestro tiempo de juego a pesar de cometer fallos. También debemos estudiar la posibilidad de acceder a tickets de torneo: con estas entradas, podremos ir a torneos con jugadores de gran calidad para estudiar sus técnicas y jugar un gran número de manos de forma gratuita, optando a increíbles botes.

No podemos estar toda la partida en el casino online por encima del juego, en ocasiones, simplemente tenemos que jugar, y hacerlo con inteligencia. Es la gran ventaja de ser un jugador tight: si tan sólo juegas el 20% de tus manos, la gente sabrá que cuentas con una mano increíble en el momento en el que sí decidas jugar. Lo ideal, ante todo, es que cuando vayamos a realizar faroles de bajo riesgo como el robo de ciegas, lo hagamos cuando nos encontremos por delante en cuanto a posición de jugadores aún más tight que nosotros, para así predecir con total seguridad que se retirarán ante nuestra apuesta agresiva.

Sin embargo, es posible que nos veamos en la situación de underdog en el casino online a pesar de aplicar todas estas técnicas. Malas decisiones en nuestras manos jugadas, unidas a malas cartas, nos pueden llevar a ello a pesar de todo. Lo ideal en estos casos es mantener la calma, porque nos veremos obligados a jugar manos inferiores de forma agresiva para intentar entrar en la partida. Cuando contamos con un stack inferior a un tercio de la mayoría de jugadores de la partida, tendremos que tomar más riesgos que de costumbre. Pensemos en nuestro stack como un paciente en estado crítico: tendremos que tomar el tratamiento más agresivo y arriesgado para reanimarlo.

No pensemos que esto significa una sentencia de muerte para nuestra actuación en la partida. De hecho, es común que algunos jugadores pasen desapercibidos como el stack más corto durante los torneos, para asestar golpes increíbles al stack de sus rivales en fases posteriores del torneo y hacerse con la cabeza de la competición en apenas unos minutos. Todo depende de las cartas que nos caigan y cómo las juguemos. Debido a que nos encontramos en una situación dónde no queremos jugar malas cartas, pero nos vemos obligados a ser agresivos con las manos porque no tendremos muchas más oportunidades para recuperarnos, debemos medir qué tipo de riesgos podemos tomar para lograr la deseada recuperación.

Una técnica para realizar esto con éxito es medir cuantas ciegas grandes puede sorportar perder nuestro stack antes de ir all-in en las próximas manos. Si por ejemplo nuestro stack es de 4000 fichas, y cada ciega grande cuenta con un precio de 300 fichas, podremos realizar una división simple para decir que nuestro stack puede permitirse unas 13 ciegas grandes antes de ser evaporado de la partida. Evidentemente, podremos tomar menos riesgos que si contásemos con la posibilidad de ir a 8 ciegas grandes, pero no más que sí pudiésemos ir a 16.



Si queremos meternos de nuevo en la partida, tendremos que ir a manos de fuerza media o media-alta. Una buena regla será aprovechar las parejas de valor medio, como 7-7 u 8-8. Apostar de forma agresiva con estas cartas supone una cierta seguridad, debido a la posibilidad de que nuestros rivales cuenten con cartas más altas, pero sin haber formado parejas. No importa si nuestro rival tiene A-K: si no forma al menos una pareja, estará condenado a perder, pero es posible que aun así apueste de forma agresiva esperando formar la mano deseada durante el turn o el river. situación que aprovecharemos para construir nuestra vuelta a la élite de la partida.

Jugar como short stack no significa jugar de forma alocada, sino buscar el mejor momento con una mano de valor medio o medio-alto para arrinconar a nuestros rivales y exprimir en la medida de lo posible parte de su stack para así volver a tener opciones de ganancia dentro de la partida. Jugadores profesionales como Phil Hellmuth son expertos en este tipo de juego, y basan su estilo de juego en la penalización de los errores de sus rivales: esperan agazapados hasta que sus contrincantes muestran debilidad, y dan grandes golpes a su stack a pesar de haber pasado desapercibidos durante gran parte de la partida. No olvides que Bet365 puede ser tu mejor opción en caso de que desees iniciarte en el poker, gracias a su amplio rango de modalidades y sus ofertas y promociones.